lunes, 15 de diciembre de 2008

Hórror vacui


En “Al norte por el noroeste” el director de cine Alfred Hitchcok insertó una imagen final: una pareja es perseguida por criminales en el monte Rushmore, ese icono de los Estados Unidos donde un escultor, con la ayuda de 400 trabajadores, talló sobre la piedra la figura descomunal de los presidentes Washington, Jefferson, Roosevelt y Lincoln. Con esa imagen Hitchcok creó una tragicomedia de emociones: somos pequeños ante las fuerzas de la historia pero, a la vez, basta un par de figuras, a escala de moscas, para ridiculizar las más solemnes y monumentales aspiraciones; el título inicial de la película era “El hombre que estornudó en la nariz de Lincoln” pero fue cambiado por temor a herir el sentido patrio.

La tragicomedia es una género ajeno al “maestro” Jaime Guevara, quien lidera el proyecto de esculpir en pleno Cañón del Chicamocha su “Monumento a Latinoamérica: grito a la libertad”. Incluirá las figuras de siete criollos protagonistas de la Independencia, “cada cabeza tendría 70 metros de altura y un espesor de tórax de 60 metros para que se pueda apreciar a una distancia de 15 kilómetros”. La iniciativa es similar a la que se llevó a cabo en esa misma zona, “Un monumento a la santandereanidad”, que representa la gesta comunera sobre una hoja de tabaco de 57 metros de largo y 35 metros de ancho, sembrada con 35 esculturas y 24 lanzas metálicas; un homenaje a la “raza santandereana” que pasó del dicho al hecho y que hoy vive de un turismo cautivado por parábolas mesiánicas desde que fue inaugurado por el presidente en 2006.

La obra de Guevara tiene autorización del Ministerio de Minas y el 3 de diciembre, en la Casa Santander de Bogotá, con el gobernador Horacio Serpa a bordo, se presentaba el proyecto a embajadores, Ministros de “Cultura” y “Ambiente”, y personalidades.

El maridaje entre arte, política y patria junta el hambre con las ganas de comer y en su gula los artesanos de ilusiones arreglarán cifras y proyecciones de trabajo, turismo y comercio capaces de acallar cualquier protesta estética.

Dicen que el nacionalismo es como un pedo, solo le gusta al que se lo tira y estas densas ventosidades libertarias serán el hedor que emane de las toscas bocas esculpidas por Guevara y los políticos que lo acompañan, el aire de la zona ya no será el mismo. Esta claro, el silencio de los espacios infinitos del Cañón de Chicamocha espanta a los hombres. Se trata de “Quitarle a la montaña lo que le sobra y agregarle el toque mágico del hombre” agrega Guevara delirante en su hórror vacui.